jueves, 26 de septiembre de 2019

LA REBELIÓN DE LOS OCULTOS


LA REBELIÓN DE LOS OCULTOS   Poema de José Ruiz  SENTIR LA POESÍA


LA REBELIÓN DE LOS OCULTOS

Todo empezó
un día en que llovía.
Un relámpago incendió la paciencia
de los que vivían olvidados.

Ellos, se rebelaron.
Los oprimidos, los minusválidos,
los hambrientos, los enfermos,
los marginados, los solitarios,
todos los abandonados,
todos los ignorados.

Salieron de sus ratoneras,
de sus agujeros, de su nada,
y en masa, ocupando las calles,
paralizaron todas las ciudades.

Los insensibles se asustaron,
no pensaban que fueran tantos.
Las autoridades, alarmadas,
intentaron sembrar el caos.

Ellos se mantuvieron en silencio...
las dos primeras horas.
Luego, sus voces unidas
hicieron temblar el sistema.

Las autoridades actuaron
con la lógica de las armas
y ellos fueron aniquilados.
Pensaron que aplastando
se erradicaba tan grave problema.
Pero...

Los familiares de los olvidados,
indignados por las masacres,
también se rebelaron.

Las autoridades continuaron
con su método resolutivo
y también los exterminaron.
Pero...

Ya habían demasiados asesinados
y más familiares, comprendiendo,
también salieron de su letargo.

La lluvia seguía
mezclándose con ríos de sangre.

El brazo armado de la autoridad
comenzó a titubear.
Las purgas violentas
solo incrementaban las revueltas.

Al poco, no había apenas guardias
para seguir matando a los rebeldes
porque los guardias
también tenían familiares asesinados.
Así que las autoridades
contrataron a los delincuentes.

Estos mataron sin problemas,
sin remordimientos de ningún tipo.
Y pensaron que volvería la calma.
Pero...

Ya no había población esclava
y los delincuentes,
aparte de ignorantes y malignos,
no estaban dispuestos a trabajar
para sustentar a la autoridad.
Se rebelaron y terminaron
con todos los que ostentaban poder.

Creyeron que comenzaba para ellos
el paraíso, habían logrado
ocupar la cúspide del sistema.
Pero...

Los delincuentes solo saben vivir
a costa de los demás
y fueron enfrentándose sin piedad,
hasta que quedaron apenas unos pocos,
los más salvajes entre los salvajes.
Pero...

Ya no había sociedad,
ya no había sistema,
ni esclavos a los que dominar,
ni víctimas a las que robar,
ni débiles de los que abusar,
ni salud, ni bienestar.

Y para empeorar
los perros vieron su oportunidad.
Atacaron a los supervivientes
y los exterminaron sin piedad.
¿Qué es un perro? Agresividad.
Pero...

Los perros son más vagos aún
que los delincuentes,
solo saben ensuciar
y ladrar sin parar.
Sin humanos que los alimentasen
se devoraron unos a otros
con la rabia que les caracteriza.
Y mientras, en la sombra,
una amenaza temible
comenzó a despertar.

Eliminado el hombre
las ratas dejaron su oscuridad,
ya no tenían que ocultarse
ni enemigo al que temer.
Los perros no fueron rivales.
Sin humanos no eran nada.

Miles de millones de ratas
invadieron todos los rincones
devorando lo que se moviera.
Dominaron fácilmente el planeta.
Comenzó así la era de las ratas.

Autor:  JOSÉ RUIZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puede realizar comentarios o sugerencias siempre que el tono sea respetuoso. Se ha activado la moderación de los comentarios y por tanto estos tardarán un poco en ser publicados.
Si desea que sus palabras no se publiquen, hágalo constar.
Sólo se aceptarán comentarios escritos en español.
No se insertarán los comentarios publicitarios ni los que falten a la buena educación.
Gracias.